Kaarù: Tecnificación de procesos para producir alimentos 100% naturales.

Kaaru
Endeavor en Ecuador
Endeavor en Ecuador

Endeavor es una organización global que selecciona y apoya a emprendedores de alto impacto para catalizar su proyección a largo plazo. Los Emprendedores Endeavor Ecuador han escalado satisfactoriamente sus negocios y han creado oportunidades de trabajo a nivel local.

Kaarù, es una empresa de alimentos comprometida con la elaboración de productos 100% naturales y es una de las 30 empresas participantes del programa ScaleUp 2020 de Endeavor Ecuador. 

Sebastián Andrade, Nicolas Pérez y Ricardo Ochoa, socios de la empresa, nos explican cómo han encontrado en la tecnología y en la tecnificación de procesos, una alternativa para la producción a gran escala que les permita mantener su esencia y calidad desde el origen. 

¿Cómo empieza Kaarù?

Sebastián y Nicolás, amigos desde el colegio, coinciden en New York y juntos ven el éxito que estaba teniendo el yogurt griego de Chobani en el mercado Americano y les pareció interesante replicar el modelo en Ecuador, para ese entonces era una idea bonita pero lejana. En ese momento, Sebastián estudiaba Bioquímica y Nicolás trabajaba en banca de inversión.

Sebastián viaja por año nuevo a visitar a su familia y durante su estadía su madre hace una receta de yogurt griego y el recuerdo de la charla sobre Chobani regresó. Como bioquímico se pone a experimentar con la receta y empezó a hacer pruebas del producto con familia y amigos. “En ese momento me di cuenta que esto tenía potencial y decidí extender mi estadía por 3 meses más y ver que pasaba”.

Consolidación del equipo 

Sebastián empieza a producir yogurt griego en la cocina de casa con un proceso muy artesanal y fue creciendo poco a poco hasta poder expandirse a un pequeño local en Cumbayá. Sebastián se mantiene como CEO de la empresa.

Después de un tiempo se integra Nicolás Perez como Gerente Financiero, aportando capital y un enfoque más empresarial y su experiencia financiera al negocio. “Conozco la capacidad de Sebastián desde hace muchos años, sabía que se estaba poniendo el equipo al hombro siendo un emprendedor que estaba dispuesto a hacerlo todo”.

Hace 3 años, cuando la empresa se consolida, entra Ricardo Ochoa como Gerente de Operaciones, a traer toda su experiencia corporativa en procesos y control de calidad. “El espíritu emprendedor de Sebastián ha sido fundamental para la cultura corporativa que tenemos en valores como la perseverancia y esfuerzo para salir adelante.

La formación de este equipo multidisciplinario ha sido fundamental para el éxito de la empresa. “En un inicio, nunca nos imaginamos el crecimiento que íbamos a tener. La mezcla de capacidades de nuestro equipo nos ha permitido ser  líderes en percha con Yogurt Griego en el Ecuador”, comenta Nicolás.

¿Cómo se analizó el producto y el mercado?

Nicolás explica que en su trabajo anterior, su labor era buscar ineficiencias en el mercado. Mi entrenamiento de mercado y finanzas corporativas, era principalmente entender que compañías y que mercados se están atacando y ver estrategias de crecimiento. 

En ese momento, comencé a ver el potencial que tenía el Yogurt Griego. En ese momento, en los Estados Unidos, las ventas de yogurt griego eran inexistentes y al día de hoy, representan el 52% de las ventas de yogurt. Esta tendencia la vimos como un indicador que nos podría llevar a tener éxito al emprender, viendo también la ineficiencia del mercado que había en Ecuador.

“Desde un comienzo, con Sebastián logramos catapultar y unir todas nuestras sinergias para complementarnos como equipo en base a nuestras capacidades, él con su formación profesional para la elaboración de producto y yo con mi visión de negocios que nos ayudó a entender que porque podríamos ser exitosos.”

Ventaja competitiva inicial

Nicolás explica que una de las cosas que se han hecho bien ha sido defender las ventajas competitivas y paralelamente, desarrollar otras mientras el negocio va evolucionando, por ejemplo, al iniciar nos apalancamos en una hacienda familiar de ganado de leche con la que pudimos adquirir con flexibilidad de acuerdo a la demanda, pequeñas cantidades de leche.

Esto fue una ventaja enorme ya que nuestro mayor y más importante proveedor, tenía la capacidad de ofrecerles una relación flexible. Comprar leche a una hacienda tradicional hubiera sido imposible al inicio, este tipo de relación les resultaría inviable.

Estandarización de procesos

Ricardo se une a Kaarù con el objetivo de estructurar la calidad de los productos a través de la estandarización y tecnificación. “Cuando entré a la empresa, reconocí el trabajo de los socios de enfocarse en un producto 100% natural”.

La industria lechera estaba enfocada en reducir costos utilizando ingredientes químicos y es cuando Kaarù, para poder crecer y satisfacer la demanda, decide invertir en tecnología y tecnificar el proceso.

El yogurt griego es un yogurt cuchareable y espeso. Para que las industrias grandes puedan competir en la categoría, agregan gelatinas y espesantes al yogurt para lograr las características del producto.

En ese entonces, Kaarù era la primera propuesta que apareció en el mercado apostando por una producción 100% natural cuidando al producto desde el origen. Lo que hizo Kaarù fue tecnificar su producción para llevar su proceso artesanal desarrollado por Sebastián a un nivel industrial. 

Nuestro slogan es simplemente natural. Mientras más simple es un producto, más natural es. Hay una gran diferencia entre una industrialización y una tecnificación. Este es el principal diferenciador de la marca y se mantiene hasta el día de hoy.

Visión a futuro

Ahora estamos ampliando al resto de la categoría de yogurt y eventualmente queremos convertirnos en una empresa de alimentos naturales y no solo de lácteos, sabemos que la tendencia de ingredientes naturales es el futuro, lo cual se alinea a nuestra filosofía: “Desarrollar productos que nosotros mismos consumiríamos”, comenta Ricardo.

Crecimiento y expectativas

La idea de hacer productos naturales y de alta calidad, está en nuestro centro desde un punto de vista filosófico, esto lo transmitimos en nuestras campañas y comunicación, pero también este enfoque es estratégico, ya que la tendencia mundial y las transacciones de grandes compañías de alimentos, están ahora enfocándose en empresas como la nuestra. 

Empresas que hemos decidido innovar y no tomar el camino fácil, creando una base de consumidores fieles que respeta y admira los procesos de producción, que a la vez son más educados y que exigen cada vez más. 

Kaarù se ha posicionado en este segmento en crecimiento, mientras las grandes empresas en Ecuador no han sido lo suficientemente ágiles para girar su barco hacia esa tendencia, nosotros estamos llenando esa ineficiencia de mercado y así seguir creciendo o evaluar una eventual adquisición.

Cómo fue el 2020 para Kaarù

Fue un año complejo donde hemos tenido que trabajar en varios frentes para poder tener a nuestro personal motivado y tranquilo. Desde el punto de vista financiero, en Kaarù hemos venido creciendo año a año, especialmente desde nuestra entrada a Supermaxi, donde hemos duplicado nuestras ventas año tras año y hemos solidificado nuestra posición para poder enfrentar distintos desafíos. 

La pandemia llega en un punto de nuestra historia donde somos mucho más fuertes y con la suficiente experiencia para que el evento no haya sido catastrófico. Al inicio del confinamiento tuvimos una caída del 35% en comparación a enero 2020, que había sido un mes récord en ventas. Atribuimos esto a la disminución de tráfico en el punto de venta. 

Desde abril empezamos a mejorar nuestras ventas mes a mes hasta septiembre, donde estábamos a punto de superar el récord de ventas y en ese momento se nos dañó nuestra maquinaria, lo cual tuvo un impacto directo del 85% de nuestras ventas.

Sobrepasar esto requirió mucho trabajo y mucho empeño del equipo entero. En Kaarù hemos estado acostumbrados a resolver problemas y desafíos constantemente, esto como empresa nos hace cada vez mejores y cada vez más fuertes. 

Una decisión clave que tomamos en la empresa fue haber planificado y contratado un seguro desde inicios del 2020 que incluía rotura de maquinaria y lucro cesante, esto nos permitió contar con el respaldo necesario para mantener nuestro negocio. 

Hoy en día tenemos la maquinaria nuevamente funcionando y las ventas se están recuperando gradualmente. La gente está comiendo en casa, busca alimentarse mejor con productos más saludables.

Gestión del stock y del talento humano

Posiblemente los puntos más importantes tras la caída de ventas. El modelo de negocio de la empresa está diseñado para tener el stock que vamos a vender porque es un producto perecible con una duración de 30 días. Cuando se caen las ventas, tenemos que bajar el volumen de producción. 

Nosotros hicimos todos los ajustes necesarios para salvar todas las plazas de trabajo de nuestros colaboradores, no reducimos personal pese a que desde el inicio de la pandemia tuvimos durante tres meses ventas por debajo del dimensionamiento de nuestra planta y tres meses adicionales donde tuvimos la máquina rota con una afectación al 85% de la producción. 

Más allá de los impactos financieros que tuvimos en ventas, hicimos todo lo posible no solo para mantener las plazas de trabajo, sino que además logramos abrir 6 puestos de trabajo adicionales.

También tuvimos que ser creativos para poder cumplir los contratos con nuestros proveedores de leche, una de las cosas interesantes que logramos hacer, fue encontrar mecanismos para aprovechar la leche que nos llegaba y no podía utilizarse. Logramos un acuerdo con El Ordeño para convertir nuestra leche, a leche en polvo.

Kaarù: De amigos a socios

Con Nicolás hemos tenido siempre muy buena relación de amigos y ahora como socios. La decisión de levantar capital iba más de la mano de a quien quería tener de socio. Desde la entrada de Nicolás y con el crecimiento de la empresa, hasta la incorporación de Ricardo, hemos ido creciendo haciendo aportes graduales poco a poco con una estructura societaria intacta, manteniendo la compañía bajo nuestro control como socios fundadores. 

En este mundo en donde las startups han crecido desde un punto de vista mediático, nos hemos mantenido fieles a la idea de que el proyecto es nuestro y para nosotros, demostrando que estamos 100% comprometidos a seguir construyendo algo de lo que estamos extremadamente orgullosos.

Kaarù es una de las empresas seleccionadas del programa ScaleUp 2020, un programa de Endeavor Ecuador enfocado en crear modelos de crecimiento acelerado para emprendedores que sueñan en grande y quieren convertirse en una inspiración para Ecuador y el mundo.

El programa ScaleUp 2020 es patrocinado por La Embajada de los Estados Unidos, Corporación Favorita, Terrafertil y Nestlé Ecuador. Este programa acompaña a los emprendedores seleccionados durante 10 meses, entregándoles todas las herramientas necesarias para que estos alcancen un crecimiento exponencial y cuantificable.

Te puede interesar